CASCADAS DE BURGOS (VI): CASCADAS DEL RÍO HIJUELA

Antes de que el mes de enero llegue a su fin, viajaremos a una de las zonas más bucólicas de la provincia de Burgos: el Valle de Mena. Esta preciosa zona, se ubica en uno de los extremos del norte de la provincia de Burgos, dentro de la comarca de Las Merindades. Como curiosidad, el Valle de Mena es la zona más baja de la provincia de Burgos, con zonas que superan por poco los 300 metros de altura. Todo ello, conlleva a que sea una zona con un microclima especial, dando lugar a una de las zonas más bonitas y bucólicas de la provincia de Burgos. Los atractivos que ofrece esta zona son innumerables, y aunque en el futuro, escribiré más entradas sobre el Valle de Mena, en esta ocasión me detendré a dar a conocer unas preciosas cascadas: las cascadas del río Hijuela.
Vista del salto más conocido del río Hijuela (enero 2017)
Las cascadas del río Hijuela o también conocidas como cascadas de Irús, son unas bonitas cascadas a las cuales se acceden de forma fácil a través de una atractiva ruta que explicaré a continuación.
Empezaremos nuestra ruta, desplazándonos hasta la localidad de Irús, la cual se ubica en uno de los extremos del Valle de Mena. Una vez llegados a esta localidad, dejaremos la carretera, tras pasar una zona de merendero con mesas... que se encuentra situada en el margen izquierdo de la carretera. Justo junto a los merenderos, sale una calle estrecha, la cual tomaremos. Esta calle tras dejar los merenderos, cruza un pequeño cauce de un arroyo y prosigue su dirección hacia la iglesia. Seguiremos esta calle sin abandonarla, hasta una pequeña plaza, donde podremos estacionar nuestro vehículo. Desde este punto, podremos iniciar nuestra pequeña ruta hacia las cascadas del Hijuela.
¿Cómo llegar al punto de salida? (se han usado mapas de OSM)
Una vez estacionado nuestro vehículo, iniciaremos nuestra marcha hacia las cascadas del Hijuela. Para ello, nos encaminaremos hacia la calle por la que nos hemos venido con nuestro vehículo antes de estacionar en la placita, y al poco tomaremos una pequeña callejuela que surge a mano izquierda. Un pequeño poste indicativo junto a la callejuela, nos indicará que nos encontramos en el punto correcto. Esta callejuela, tal y como se vislumbra, nos conduce a la iglesia. Al poco llegaremos a la iglesia de San Millán de Irús. Lo cierto, es que esta iglesia sorprende mucho ya que no es una iglesia usual, sino que se trata de un iglesia de tipo fortificada, lo cual no es nada frecuente encontrarse. En el futuro, dedicaré una entrada específica a esta iglesia, porque sin duda lo merece.
Vista general de la iglesia de San Millán de Irús (octubre 2015)
Proseguimos nuestro camino, el cual bordea por la izquierda la iglesia de San Millán de Irús. Al poco llegaremos a una alambrada, la cual podemos sortearla sin necesidad de abrirla, por un pequeño paso habilitado. Dejamos a un lado el cementerio y pequeña capilla y nos encaminamos por el camino, el cual se empieza a sumergir en la frondosa vegetación. Vemos que hay un panel interpretativo que nos indica que nos encontramos en el Camino Real de las Enderrozas. Este camino medieval servía para el comercio (transporte de productos) entre las tierras castellanas y los Puertos del Cantábrico. Al parecer tuvo un gran uso entre los siglos XV-XVII. Existía discrepancia sobre si la calzada de Irús era en realidad una calzada romana, aunque tal y como se explica de forma muy adecuada en el panel interpretativo, se ha demostrado que esto no es así, y que no nos encontramos ante una calzada romana. Por otro lado, empezaremos a ver el empedrado de la calzada, conservándose en algunas zonas muy bien este empedrado. Lo cierto, es que es muy chulo andar por trozos de una antigua calzada.
Vista general de uno de los tramos de la calzada (octubre 2015)
Seguiremos nuestro camino siempre junto al cauce del río Hijuela, el cual dejaremos a nuestra mano derecha. El camino cuenta con pequeños postes que nos sirven de forma de marca o señal a seguir. Nos vamos internado por la calzada en la espesura del bosque. Al rato, veremos junto al camino el primero de los saltos del Hijuela. Este primer salto no es el más famoso, pero no desmerece en absoluto su contemplación. Buscamos un caminito para bajar a esta primera cascada. Existe un pequeño sendero que nos deposita en la base de la cascada, aunque ¡OJO! puede resbalar y es algo "pindio" En mi caso, he estado en dos ocasiones en las cascadas, y la primera vez (en octubre de 2015) no baje a la cascada, ya que estaba seca. Sin embargo, en mi segunda visita (enero de 2017), el río Hijuela bajaba bien de caudal, por lo que si que bajé a hacer unas fotografías. El bajar a la base de la primera cascada, te permite eso si con mucho cuidado, colocarte sobre la segunda cascada del Hijuela, la cascada más conocida y quizás también la más bonita de los dos saltos, eso sí, sin desmerecer en absoluto el primero de los saltos. Despido de ver el primer salto y de ver la segunda cascada desde arriba, y me dirijo nuevamente a la calzada, por otra pequeña senda.
Vista general del primero de los saltos (enero 2017)
Para bajar a la segunda cascada existía una pequeña senda que bajaba hacía la cascada, sin embargo, si avanzamos unos metros, veremos una senda que se ha desbrozado que nos conduce a la base de la cascada. El espectáculo es precioso, ya que nos encontramos sumergidos en un exuberante bosque de ribera. El segundo salto del Hijuela nos atrapará y nos hará detenernos un rato en su contemplación. En mi opinión, son unas cascadas muy bonitas, aunque cambia mucho ver las cascadas con o sin agua. De este segundo salto (el más notable), incluyo dos fotografías de mis dos visitas. Las diferencias son abismales, y aunque secas sigue siendo bonito acercarse a las cascadas del Hijuela, ya que el entorno natural es maravilloso, con caudal, el espectáculo es maravilloso.
Segundo salto del Hijuela totalmente seco (octubre 2015)
Segundo salto del Hijuela con caudal (enero 2017)

Por tanto, hay que tener en cuenta, que las cascadas del Hijuela son cascadas muy estacionales y para verlas hay que ir en épocas lluviosas o épocas de deshielo, porque sino, se secan por completo. Tras contemplar, esta preciosa cascada del Hijuela, tenemos dos opciones, o bien desandar nuestro camino y volver a Irús, o si tenemos ganas podemos proseguir nuestro camino por la calzada hacia Arceo. Esta última opción es muy interesante, ya que al proseguir nuestro camino estaremos nuevamente un rato bajo la frondosidad del bosque, para por último poco antes de llegar a Arceo, saldremos a una bonita zona de pastos, separándonos algo ya del curso del Hijuela. Esta zona de pastos en los alrededores de Arceo, nos permitirán disfrutar de unas vistas muy bellas del Valle de Mena, con la silueta de los Montes de la Peña, de fondo.
Vista general de la zona de pastos en los alrededores de Arceo
Una vez llegado a la minúscula localidad de Arceo, desandaremos el camino que hemos hecho, para llegar nuevamente a Irús. La ruta entre Irús y Arceo es muy sencilla, carente practicamente de ningún desnivel, es de tipo lineal (se va y vuelve por el mismo camino) y tiene una longitud aproximada de 5 kilómetros (2,5 kilómetros de ida y otros 2,5 kilómetros de vuelta).

DATOS DE INTERÉS


*Fecha de visita: Octubre de 2015 (cascadas secas) y enero de 2017 (cascadas con caudal).

*Localización: Para acceder a la localidad de Irús, punto de partida de la ruta para ver las cascadas del río Hijuela, es necesario tomar la CL 629 y tras bajar el puerto del Cabrio (viniendo de Burgos. Sin embargo, si venimos de Bilbao, es antes de subir el puerto del Cabrio), tomaremos un desvío que nos conducirá directamente a la localidad de Irús.

*Recorrido (ruta) a la cascada: La ruta anteriormente descrita, tiene una longitud total de aproximadamente 5 kilómetros (incluyendo la ida y la vuelta). Esta ruta de dificultad fácil, no tiene apenas desniveles. El recorrido es lineal (la ida y la vuelta se realiza por la misma senda).

*Épocas aconsejables de visitar: En épocas de lluvias o en época de deshielo, ya que las cascadas del Hijuela, son cascadas muy estacionales.

*Nivel de interés/belleza: 4/5 (preciosas cascadas y bastante desconocidas, en un marco natural espectacular).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Guia pdf de Burgos

Cascadas de la provincia de Burgos (parte III): Cascada de El Peñón (Pedrosa de Tobalina)

Monumentos de la provincia de Burgos (parte VI): Ermitas de Tobera (Ermita de Santa María de la Hoz y ermita Cristo de los Remedios)

Desfiladero de los Hocinos

Cascadas de la provincia de Burgos (parte II): Cascada de Tartalés de los Montes