martes, 31 de enero de 2017

CASCADAS DE BURGOS (VI): CASCADAS DEL RÍO HIJUELA

Antes de que el mes de enero llegue a su fin, viajaremos a una de las zonas más bucólicas de la provincia de Burgos: el Valle de Mena. Esta preciosa zona, se ubica en uno de los extremos del norte de la provincia de Burgos, dentro de la comarca de Las Merindades. Como curiosidad, el Valle de Mena es la zona más baja de la provincia de Burgos, con zonas que superan por poco los 300 metros de altura. Todo ello, conlleva a que sea una zona con un microclima especial, dando lugar a una de las zonas más bonitas y bucólicas de la provincia de Burgos. Los atractivos que ofrece esta zona son innumerables, y aunque en el futuro, escribiré más entradas sobre el Valle de Mena, en esta ocasión me detendré a dar a conocer unas preciosas cascadas: las cascadas del río Hijuela.
Vista del salto más conocido del río Hijuela (enero 2017)
Las cascadas del río Hijuela o también conocidas como cascadas de Irús, son unas bonitas cascadas a las cuales se acceden de forma fácil a través de una atractiva ruta que explicaré a continuación.
Empezaremos nuestra ruta, desplazándonos hasta la localidad de Irús, la cual se ubica en uno de los extremos del Valle de Mena. Una vez llegados a esta localidad, dejaremos la carretera, tras pasar una zona de merendero con mesas... que se encuentra situada en el margen izquierdo de la carretera. Justo junto a los merenderos, sale una calle estrecha, la cual tomaremos. Esta calle tras dejar los merenderos, cruza un pequeño cauce de un arroyo y prosigue su dirección hacia la iglesia. Seguiremos esta calle sin abandonarla, hasta una pequeña plaza, donde podremos estacionar nuestro vehículo. Desde este punto, podremos iniciar nuestra pequeña ruta hacia las cascadas del Hijuela.
¿Cómo llegar al punto de salida? (se han usado mapas de OSM)
Una vez estacionado nuestro vehículo, iniciaremos nuestra marcha hacia las cascadas del Hijuela. Para ello, nos encaminaremos hacia la calle por la que nos hemos venido con nuestro vehículo antes de estacionar en la placita, y al poco tomaremos una pequeña callejuela que surge a mano izquierda. Un pequeño poste indicativo junto a la callejuela, nos indicará que nos encontramos en el punto correcto. Esta callejuela, tal y como se vislumbra, nos conduce a la iglesia. Al poco llegaremos a la iglesia de San Millán de Irús. Lo cierto, es que esta iglesia sorprende mucho ya que no es una iglesia usual, sino que se trata de un iglesia de tipo fortificada, lo cual no es nada frecuente encontrarse. En el futuro, dedicaré una entrada específica a esta iglesia, porque sin duda lo merece.
Vista general de la iglesia de San Millán de Irús (octubre 2015)
Proseguimos nuestro camino, el cual bordea por la izquierda la iglesia de San Millán de Irús. Al poco llegaremos a una alambrada, la cual podemos sortearla sin necesidad de abrirla, por un pequeño paso habilitado. Dejamos a un lado el cementerio y pequeña capilla y nos encaminamos por el camino, el cual se empieza a sumergir en la frondosa vegetación. Vemos que hay un panel interpretativo que nos indica que nos encontramos en el Camino Real de las Enderrozas. Este camino medieval servía para el comercio (transporte de productos) entre las tierras castellanas y los Puertos del Cantábrico. Al parecer tuvo un gran uso entre los siglos XV-XVII. Existía discrepancia sobre si la calzada de Irús era en realidad una calzada romana, aunque tal y como se explica de forma muy adecuada en el panel interpretativo, se ha demostrado que esto no es así, y que no nos encontramos ante una calzada romana. Por otro lado, empezaremos a ver el empedrado de la calzada, conservándose en algunas zonas muy bien este empedrado. Lo cierto, es que es muy chulo andar por trozos de una antigua calzada.
Vista general de uno de los tramos de la calzada (octubre 2015)
Seguiremos nuestro camino siempre junto al cauce del río Hijuela, el cual dejaremos a nuestra mano derecha. El camino cuenta con pequeños postes que nos sirven de forma de marca o señal a seguir. Nos vamos internado por la calzada en la espesura del bosque. Al rato, veremos junto al camino el primero de los saltos del Hijuela. Este primer salto no es el más famoso, pero no desmerece en absoluto su contemplación. Buscamos un caminito para bajar a esta primera cascada. Existe un pequeño sendero que nos deposita en la base de la cascada, aunque ¡OJO! puede resbalar y es algo "pindio" En mi caso, he estado en dos ocasiones en las cascadas, y la primera vez (en octubre de 2015) no baje a la cascada, ya que estaba seca. Sin embargo, en mi segunda visita (enero de 2017), el río Hijuela bajaba bien de caudal, por lo que si que bajé a hacer unas fotografías. El bajar a la base de la primera cascada, te permite eso si con mucho cuidado, colocarte sobre la segunda cascada del Hijuela, la cascada más conocida y quizás también la más bonita de los dos saltos, eso sí, sin desmerecer en absoluto el primero de los saltos. Despido de ver el primer salto y de ver la segunda cascada desde arriba, y me dirijo nuevamente a la calzada, por otra pequeña senda.
Vista general del primero de los saltos (enero 2017)
Para bajar a la segunda cascada existía una pequeña senda que bajaba hacía la cascada, sin embargo, si avanzamos unos metros, veremos una senda que se ha desbrozado que nos conduce a la base de la cascada. El espectáculo es precioso, ya que nos encontramos sumergidos en un exuberante bosque de ribera. El segundo salto del Hijuela nos atrapará y nos hará detenernos un rato en su contemplación. En mi opinión, son unas cascadas muy bonitas, aunque cambia mucho ver las cascadas con o sin agua. De este segundo salto (el más notable), incluyo dos fotografías de mis dos visitas. Las diferencias son abismales, y aunque secas sigue siendo bonito acercarse a las cascadas del Hijuela, ya que el entorno natural es maravilloso, con caudal, el espectáculo es maravilloso.
Segundo salto del Hijuela totalmente seco (octubre 2015)
Segundo salto del Hijuela con caudal (enero 2017)

Por tanto, hay que tener en cuenta, que las cascadas del Hijuela son cascadas muy estacionales y para verlas hay que ir en épocas lluviosas o épocas de deshielo, porque sino, se secan por completo. Tras contemplar, esta preciosa cascada del Hijuela, tenemos dos opciones, o bien desandar nuestro camino y volver a Irús, o si tenemos ganas podemos proseguir nuestro camino por la calzada hacia Arceo. Esta última opción es muy interesante, ya que al proseguir nuestro camino estaremos nuevamente un rato bajo la frondosidad del bosque, para por último poco antes de llegar a Arceo, saldremos a una bonita zona de pastos, separándonos algo ya del curso del Hijuela. Esta zona de pastos en los alrededores de Arceo, nos permitirán disfrutar de unas vistas muy bellas del Valle de Mena, con la silueta de los Montes de la Peña, de fondo.
Vista general de la zona de pastos en los alrededores de Arceo
Una vez llegado a la minúscula localidad de Arceo, desandaremos el camino que hemos hecho, para llegar nuevamente a Irús. La ruta entre Irús y Arceo es muy sencilla, carente practicamente de ningún desnivel, es de tipo lineal (se va y vuelve por el mismo camino) y tiene una longitud aproximada de 5 kilómetros (2,5 kilómetros de ida y otros 2,5 kilómetros de vuelta).

DATOS DE INTERÉS


*Fecha de visita: Octubre de 2015 (cascadas secas) y enero de 2017 (cascadas con caudal).

*Localización: Para acceder a la localidad de Irús, punto de partida de la ruta para ver las cascadas del río Hijuela, es necesario tomar la CL 629 y tras bajar el puerto del Cabrio (viniendo de Burgos. Sin embargo, si venimos de Bilbao, es antes de subir el puerto del Cabrio), tomaremos un desvío que nos conducirá directamente a la localidad de Irús.

*Recorrido (ruta) a la cascada: La ruta anteriormente descrita, tiene una longitud total de aproximadamente 5 kilómetros (incluyendo la ida y la vuelta). Esta ruta de dificultad fácil, no tiene apenas desniveles. El recorrido es lineal (la ida y la vuelta se realiza por la misma senda).

*Épocas aconsejables de visitar: En épocas de lluvias o en época de deshielo, ya que las cascadas del Hijuela, son cascadas muy estacionales.

*Nivel de interés/belleza: 4/5 (preciosas cascadas y bastante desconocidas, en un marco natural espectacular).

martes, 24 de enero de 2017

CASCADAS DE BURGOS (V): CASCADA DE LAS PISAS

Un murmullo del agua se oía cerca mientras una exuberante vegetación nos rodeaba. Pero... ¿Dónde nos encontramos? Este fin de semana viajaremos nuevamente al norte de la provincia de Burgos, en concreto, al corazón de la comarca de Las Merindades, donde conoceremos sin ningún tipo de duda, una de las cascadas más bonitas de toda la provincia de Burgos: la cascada de las Pisas.
Vista de la bonita cascada de Las Pisas
 El acceso a esta cascada es relativamente sencillo. Para ello, nos desplazaremos hasta la localidad de Villabáscones de Bezana. Una vez en esta localidad, aparcaremos nuestro vehículo bien en el parking a las afueras de esta pequeña localidad o bien en el interior, aunque esto último puede ser complicado. Villabáscones de Bezana es una minúscula localidad que ha pasado del abandono a restaurarse y siendo una localidad bastante "coqueta" y muy bien restaurada. La iglesia románica de Santa Águeda nos da la bienvenida al entrar a la localidad. Junto a esta, localizaremos el poste indicativo que nos indicará el camino a seguir para llegar a la cascada de Las Pisas. El poste nos indica que la cascada se encuentra a tan solo 1,5 kilómetros. Tras tomar el camino y dejar Villabáscones atrás, nos sumergiremos en una frondosa selva de vegetación. Poco a poco nos iremos adentrando en un precioso hayedo con magníficos ejemplares. El espectáculo a nuestro alrededor es maravilloso. 
Vista general de la senda que conduce a la cascada de Las Pisas
Continuamos caminando y al rato, encontramos en una curva cerrada del camino, una bonita cascada que se precipita sobre el camino. Esta bonita cascada fue incluida dentro de nuestro proyecto #Burgosen365dias y en concreto, dentro de la temática #31cascadasdeBurgos. La cascada no tiene digamos un nombre "oficial", pero se le conoce como el salto de Villabáscones. Cruzamos el arroyo de la cascada, y proseguimos nuestro camino. 
El bonito salto de Villabáscones
El camino prosigue adentrándose en la espesura. Al poco llegaremos a una bifurcación perfectamente señalizada, donde tomaremos el camino que se indica hacia la cascada de las Pisas. Nos queda tan solo 0,7 kilómetros hasta nuestro destino. 
Bifurcación con señalizaciones
Al rato, empezamos a descender hacia el arroyo de la Gándara (también conocido como arroyo Saúl). En mi última visita (abril del año 2016), un desprendimiento en la zona baja, había dejado el camino con obstáculos a sortear como el tener que pasar sobre algunos troncos de hayas que había arrastrado ese desprendimiento. No tengo conocimiento sobre si este inconveniente ha sido subsanado, sin embargo, en caso de que tuviese nueva información sobre esto, actualizaría la entrada. Aun así, estos obstáculos no son ningún impedimento para continuar nuestro camino, más que una "pequeña" molestia.
Desprendimiento sobre el camino (en abril del año 2016).
Caminamos junto a la orilla del arroyo de la Gándara, y al poco, tenemos que cruzar un pequeño puente sobre este arroyo. Junto al puente, encontramos una mesa recreativa donde podremos descansar, almorzar... si lo deseamos. Tras haber cruzado el arroyo, nos encontramos muy cerquita de la cascada de Las Pisas. 
Puente sobre el arroyo de la Gándara
La ruta culmina en la orilla del arroyo de la Gándara y la cascada se encuentra detrás de un pequeño recodo. Según la época en la que nos encontremos y el agua que encontremos, nos podremos acercar más o menos a la cascada de Las Pisas. La mejor época para ver la cascada con buen caudal, es en el deshielo o en alguna época especialmente lluviosa como puede ser la primavera. Esta cascada es estacional, pudiendo encontrar la cascada de Las Pisas totalmente seca como cuando la visité en el verano del año 2014. Aun así, con la cascada con mucha o poca agua, merece la pena acercarnos a visitar la cascada, ya que el paraje en el que se ubica es maravilloso: en el corazón de un frondoso hayedo.
La bonita cascada de Las Pisas
Tras unas fotos a la cascada, volveremos de nuevo a Villabáscones desandando el camino anteriormente realizado. Existe una variante de una senda preciosa que discurre junto a la orilla del arroyo de la Gándara, aunque llega un momento en el que desaparece, por lo que retornaremos por la senda por la que hemos venido en la ida. 
En definitiva, la visita a la cascada de Las Pisas merece mucho la pena, no solo por la propia cascada, sino por el precioso entorno en el que se sitúa: el frondoso hayedo, el salto de Villabáscones, el bonito arroyo de la Gándara... son el complemento perfecto a esta preciosa excursión, que de una forma muy sencilla y accesible, nos permitirá adentrarnos en una de los enclaves más maravillosos de la provincia de Burgos.

DATOS DE INTERÉS
*Fecha de visita: Abril de 2016

*Localización: Para acceder a la localidad de Villabáscones de Bezana, punto de partida de la ruta para ver la cascada de Las Pisas, es necesario desplazarnos hasta la localidad de Soncillo (norte de la provincia de Burgos). Desde esta localidad tomaremos la carretera local BU-V-5614, y sin abandonarla, llegaremos a la localidad de Villabáscones de Bezana (antes de entrar a esta localidad encontramos un aparacamiento).

*Recorrido (ruta) a la cascada: La ruta anteriormente descrita, tiene una longitud total de poco más de 3 kilómetros (incluyendo la ida y la vuelta). Esta ruta de dificultad fácil, no tiene apenas desniveles. El recorrido es lineal (la ida y la vuelta se realiza por la misma senda).

*Épocas aconsejables de visitar: En épocas de lluvias o en época de deshielo, ya que la cascada de Las Pisas, es una cascada muy estacional.

*Nivel de interés/belleza: 4'5/5 (es de las cascadas más bonitas de la provincia de Burgos, ya que el marco natural en el que se ubica, es espectacular).

martes, 17 de enero de 2017

MOZUELOS DE SEDANO: PASADO Y PRESENTE

Un vasto páramo se alzaba delante de mí. Esa inmensa llanura se veía salpicada por algunos bosques de pinos e imponentes aerogeneradores que se distribuían a lo largo y ancho de esa panamera. Una pequeña localidad se veía en un recodo. Pero... ¿Dónde nos encontramos? Empezamos el año 2017 viajando hasta la localidad de Mozuelos, una pequeña localidad situada en el corazón del Páramo de Masa.
Vista general de la localidad de Mozuelos de Sedano
La primera vez que escuché el nombre de Mozuelos de Sedano, acudí rápidamente a Google, porque era la primera vez que escuchaba sobre esa localidad. La información sobre la localidad, no era muy abundante, aunque artículos como el de Montacedo en su blog Tierras de Burgos (en el cual habla con mucho detalle sobre la localidad), me permitieron conocer sobre esta localidad. Posteriormente, y tras mi participación en los campos de trabajo que se llevan a cabo cada año en Mozuelos, pude conocer en profundidad esta localidad. Tras mi experiencia en el verano de 2016, en esta localidad y poder de primera mano conocer, el proyecto que se está llevando a cabo, decidí dedicar en el futuro alguna entrada. Para ello, he creado un pequeño proyecto llamado "Conociendo Mozuelos de Sedano", en el cual ya hablé en la entrada anterior, pero podemos recordar como se estructuraba el proyecto, leyendo la entrada: "leer entrada". Esta primera entrada, trata sobre el pasado y presente de esta localidad, y con esta entrada conoceremos la localidad de Mozuelos de Sedano desde una perspectiva más detallada y menos personal, donde veremos todos los aspectos relevantes sobre Mozuelos (su historia, sus monumentos, sus atractivos turísticos...).
Otra vista de la localidad, con la iglesia en primer plano
Como mencioné anteriormente Mozuelos de Sedano, se ubica en una de las zonas mas inhóspitas de la provincia de Burgos: el Páramo de Masa. En uno de los extremos de esta vasta panamera, se alza el caserío de Mozuelos. Esta localidad figura en el famoso libro de Elias Rubio, "Burgos, Los pueblos del silencio", por lo que nos podemos hacer una idea previa muy acertada sobre la localidad. Mozuelos de Sedano es una localidad dependiente de la localidad de Sedano, como lo son algunas de las localidades que conforman el Valle de Sedano. El censo del año 2008 habla de dos habitantes censados. A mi juicio, es una cifra actualmente muy optimista, y diría que de continuo no vive nadie. Por otro lado, el estado de abandono de Mozuelos es visible, ya que encontramos buen número de edificaciones derrumbadas y pocas edificaciones en pie. En el libro de Elías Rubio se habla de que Mozuelos fue abandonado en 1969, sin embargo, a diferencia de otras localidades burgalesas en estado de abandono, Mozuelos no cayó en el olvido, y poco a poco se va recuperando (al menos en parte). Las causas de la despoblación, son bastante obvias, con solo darnos cuenta de donde nos encontramos. El Páramo de Masa, es un lugar muy inhóspito, con inviernos muy duros... y si a eso le añadimos, tal y como cuenta Elias Rubio en su libro, el hecho de que Mozuelos careció de luz eléctrica durante toda su existencia, las causas que provocaron su despoblación, están más que justificadas. Sin embargo, si cabe decir, que dentro de la recuperación del pueblo, se ha llevado a cabo un proyecto para dotar de energía eléctrica por medio de paneles fotovoltaicos... Un dato muy curioso y desconocido para mí hasta que estuve en Mozuelos, es que algunas de las escenas de la famosa película "El disputado voto del señor Cayo" se grabaron en Mozuelos. Yo pensaba, que las escenas habían sido grabadas en la localidad burgalesa de Cortiguera, sin embargo, también se grabaron en Mozuelos, dato muy desconocido para mucha gente.
Otra vista de la localidad
El núcleo de Mozuelos es muy pequeño, tal y como apreciamos en el mapa que he diseñado utilizando de base la plantilla del catastro, donde he señalado los puntos más destacables de la localidad:
Plano de la localidad
La vida de Mozuelos gira en torno a la iglesia del Salvador. Esta iglesia consta de una única nave rectangular con contrafuertes en la cabecera y en los pies de la nave. Posee una espadaña a los pies de la nave, en la cual hay dos huecos para el campanario, y una escalera de caracol apoyándose en el contrafuerte. Por otro lado, en el lateral de la nave encontramos una portada con arco de medio punto (del siglo XVII) con un pórtico protegiéndolo. Encontramos junto a la iglesia un albergue en una casa de piedra rehabilitada, que se puede solicitar/alquilar (ver web), y una pequeña plaza con una fuente y una mesa recreativa para descansar.
Vista general de la iglesia de Mozuelos de Sedano
La pregunta clave de todo ello es: "¿Merece la pena visitar Mozuelos?. La respuesta es que a nivel de monumentos u otro tipos de atractivos turísticos, no merece la pena la visita a Mozuelos. Los mayores atractivos que encontramos son la iglesia del Salvador (una pequeña iglesia del siglo XVII/XVIII) y dos escudos en las fachadas de dos de los edificios de la localidad. Ni la iglesia ni los escudos son algo excepcional, y no destacan en absoluto en ningún aspecto. En los alrededores, aunque aún no he tenido oportunidad de investigar a fondo y tengo pocas referencias sobre ellos, se sitúa algún dolmen, o más bien, sus escasos restos, tal y como se recoge en la web "Megalitos.es" : ver Dolmen 1, ver Dolmen 2 y ver Dolmen 3. Tengo pendiente investigar sobre ello con alguna visita en los próximos meses. Por otro lado, a nivel de paisajes naturales, el entorno de Mozuelos no merece mucho la pena, a excepción del "Valle de San Pedro", el cual si que es interesante y con algunos atractivos como una pequeña laguna y una pequeña cavidad muy escondida. El "Valle de San Pedro" (barranco de San Pedro) se sitúa en el entorno de Mozuelos (a pocos kilómetros), y es un pequeño cañón dentro del Páramo de Masa. Un bosque de pinos se desarrolla en el interior de este barranco. Sin duda, es el enclave natural más interesante, de Mozuelos de Sedano.
Vista general del Valle/Barranco de San Pedro
El verdadero atractivo de Mozuelos de Sedano, reside en su proyecto de recuperación de la localidad. La provincia de Burgos tiene una infinidad de localidades, y la despoblación rural es una realidad. No en vano, por este tema, la provincia de Burgos es una de las más castigadas. Esta despoblación esta llevando al abandono de muchos pueblos de Burgos, como es el caso de Mozuelos de Sedano. Sin embargo, Mozuelos no cayó en el olvido. Hace 27 años (cumple el proyecto 27 años este año), la asociación juvenil JOCECyL empezó el proyecto "Mozuelos" con el objetivo de revitalizar esta localidad: ver su web. A día de hoy son muchas las iniciativas y acciones llevadas a cabo. De un rápido vistazo, vemos como el pueblo luce cuidado, con servicios como contenedores (hay recogida de residuos), luz eléctrica (hubo un proyecto para proporcionar energía eléctrica) y diversas edificaciones como un albergue en una casa de piedra, un pequeño edificio de usos múltiples, otros edificios... Los vecinos también han cuidado y restaurado sus propiedades. Mozuelos no es solo un proyecto de recuperación de una localidad, sino que aunque quizás de forma continua no haya nadie viviendo, es un pueblo con actividades y vida cultural a lo largo de todo el año. Se organizan en esta localidad, encuentros de distinta índole, talleres, experiencias, y una actividad que se lleva haciendo ya 26 años, y que es el alma de este proyecto de recuperación: los campos de trabajo de Mozuelos, los cuales se desarrollan cada verano.
Otra vista de la localidad de Mozuelos de Sedano
Sobre este proyecto de recuperación y sobre esta experiencia de recuperación que ya podría llevarse a cabo otros pueblos en el olvido de Burgos, hablaré con más detalle en la segunda parte de este pequeño proyecto de "Conociendo Mozuelos de Sedano". La entrada titulada "Mozuelos de Sedano: Futuro", se publicará a mediados del mes de marzo, y como ya he ido comentando, en esta entrada, se conocerá Mozuelos de Sedano desde una perspectiva más personal y sumergiéndonos por completo en los campos de trabajo que se celebran en esta localidad, y que tienen por objetivo la recuperación de la olvidada localidad de Mozuelos de Sedano.

miércoles, 4 de enero de 2017

PROYECTO "CONOCIENDO MOZUELOS DE SEDANO"

Como ya anuncié al terminar el año 2016, la mejora y consolidación del blog, iba a ser uno de mis tres objetivos a trabajar en el año 2017. Por ello, y con el año recién empezado, presentamos el proyecto "Conociendo Mozuelos de Sedano", un pequeño proyecto turístico, donde conoceremos la localidad de Mozuelos de Sedano.
Vista general de la localidad de Mozuelos de Sedano
En el verano del año 2016, tuve la oportunidad de participar en los campos de trabajo, que se celebran anualmente en esta localidad. Tras esta experiencia vivida en Mozuelos y también tras poder de primera mano conocer, el proyecto que se está llevando a cabos, decidí dedicar en el futuro alguna entrada. Por ello, se llevará a cabo la publicación de dos entradas dentro de este proyecto conjunto, cuyo objetivo no es otro que dar a conocer esta localidad. 
En concreto, la publicación de las dos entradas se llevará a cabo en dos meses (enero y marzo). La primera entrada titulada "Mozuelos de Sedano: Pasado y Presente", se publicará a mediados del mes de enero, y el objetivo de la entrada, es conocer la localidad de Mozuelos de Sedano desde una perspectiva más detallada y menos personal, donde conoceremos todos los aspectos relevantes sobre Mozuelos (su historia, sus monumentos, sus atractivos turísticos...).
Mientras que, la segunda entrada titulada "Mozuelos de Sedano: Futuro", se publicará a mediados del mes de marzo, y en esta entrada, se conocerá Mozuelos de Sedano desde una perspectiva más personal y sumergiéndonos por completo en los campos de trabajo que se celebran en esta localidad, y que tienen por objetivo la recuperación de la olvidada localidad de Mozuelos de Sedano.
Otra vista de Mozuelos de Sedano
Este proyecto, por otra parte, llevará consigo acciones paralelas como es el caso, de una campaña de difusión específica, en las redes sociales de Turismo en Burgos.
Por último, con este pequeño proyecto, y el primero de otros muchos proyectos dentro de un año 2017 apasionante, quiero poner mi granito de arena para dar a conocer este escondido, mágico y olvidado rincón de la provincia de Burgos.